1 de marzo de 2010

Humo en la noche, Nora Roberts

Natalie Fletcher es una empresaria independiente, dinámica, no muy visceral, inteligente, atractiva, decidida, madura y elegante. Ryan Piasecki es arrogante, descarado, visceral, atrevido y también es atractivo. Son el día y la noche. ¿Qué tendrán que ver estos dos personajes?

Una noche, cuando Natalie vuelve a casa después de una dura cena de trabajo, ella no puede permitirse una cena de placer, intenta relajarse, pero no le da tiempo ni siquiera a quitarse los zapatos y recibe una llamada. Uno de sus almacenes se está quemando. Ella se acerca, con la ropa elegante y un hombre, desde las sombras que producen las enormes llamas la observan y se interesa por sus piernas. Ese hombre es el investigador de incendios, Ryan Piasecky. 

Divertido, miró a Natalie y añadió:
-Es gracioso lo que resiste, ¿verdad?
Ella volvió a sentir frío, pero no por el viento. Surgía del interior y era furia.
-Si fue algo deliberado, quiero saberlo.
Interesado en el cambio de ojos de Natalie, se puso de cuclillas. Tenía la chaqueta de bombero desabrochada, revelando vaqueros, gastados en las rodillas, y una camisa de franela.

Natalie está embarcada en una empresa nueva. Industrias Fletcher ha sido muy poderosa siempre, pero Natalie tiene un proyecto nuevo, una línea de lencería. Es su proyecto personal, un reto, una meta en la que ha invertido tiempo, dinero y esfuerzo. Y uno de sus almacenes más importantes arde bajo las lenguas de fuego. Sin embargo, ella no se rinde, va sacar esa empresa adelante como que se llama Natalie Fletcher. 
Ryan es el encargado de descubrir si el incendio fue un accidente o fue provocado. Pero no hay motivos para quemar el almacén de Natalie. Si no fuera porque en poco tiempo, otro de sus almacenes sufre el mismo percance. Ya no queda duda, alguien intenta destruir lencerías Fletcher. ¿Quién será? La competencia sabe que unos simples incendios no provocarán la quiebra... Tampoco es personal, porque Natalie nunca se mete con nadie. Pero entonces... ¿qué motivos quedan?

Mientras todo eso ocurre en el plano laboral, Ryan se acerca cada vez más a la señorita Fletcher, atraído por sus piernas estilizadas y su estilo elegante. Tienen que hacer informes, pasar horas juntos... Hasta que el fuego prende sus corazones. Sienten una enorme atracción física mutua que apenas pueden controlarse. El problema (o no tan problema...) es que a lo mejor no es sólo eso...


Es el primer libro de Nora Roberts que leo. Me ha gustado, pero no me ha entusiasmado. Entiendo que no es de los libros conocidos de Nora, y a lo mejor no es tan bueno como los demás. Leeré algo más nuevo y veré que tal. Pero de momento, me gusta.

Puntuación:

7 comentarios :

  1. Uff, muy buena reseña. Yo a Nora la tengo por los momentos a una cierta distancia, ya que me aburrió soberanmente con Al Rojo Vivo, pues que no lo pude ni terminar porque se me hizo imposible.
    Tal vez debería probar uno de sus más nuevas obras, ya veremos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. A mí de Norita lo que más me gustan son sus personajes masculinos! ♥

    Sí, suelen parecerse entre sí! Pero qué se le va a hacer?

    Los libros de Nora suelen ir muy en la línea... no sé yo si te toparás con algo sorprendente!

    Aún así la adoro!

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho la reseña, si señor. Peeero creo que a Nora empezaré a devorarla con Album de Boda si lo encuentro pronto *3* a ver que taaal pinta ;) prueba con ese too.

    ResponderEliminar
  4. Ummm... veo que no está mal, pero no me llama mucho la atención, esperaré antes de provar a Nora xD
    Besitos guapa!

    ResponderEliminar
  5. Oooh que poca puntuación ;_;
    igualmente, esta chica como que no mucho, pero quiero ver más reseñas de sus libros, a ver si me lanzo con alguno u.u

    Muy buena reseña guapa!!

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Seguidor numero 100!! jajajaj un saludo!

    ResponderEliminar

¡Comentarios, comentarios! ( ≧3≦)ノシ