26 de noviembre de 2010

*___* Mi relato

Me hace especial ilusión compartir esto con vosotros. Hace algo menos que un mes, Dreamer  organizó en su blog un concurso con la colaboración de la autora en el que podías ganar un ejemplar firmado y dedicado por la autora, de El Amuleto, de Cristina Carretero. El ganador lo elegían Dreamer y Cristina y... Como podéis imaginar, gané (junto con otra chica resulta que es un chico xDD, porque al parecer, estaba muy reñida la cosa xD). El caso es que me hace mucha ilusión, ya que no era un sorteo, les gustó lo que escribí y eso, de verdad, significa mucho para mí. Por ese motivo, os dejo el relato aquí, para el que lo quiera leer. 

Fueron casi dos años lo que duró la mejor época de mi vida. Dos años hablando prácticamente a diario. Dos años de risas, de palabras cariñosas, de confidencias y de amistad. También dos años de angustia, anhelo e impotencia. Era la persona que mejor me conocía y yo era la que mejor le conocía a él. Sin embargo nunca nos habíamos visto.
Toda nuestra relación se basaba en la red. Nuestras palabras eran golpes en el teclado, nuestras conversaciones meros bits en el disco duro del ordenador y la expresión de nuestros sentimientos solo píxeles en la pantalla.
La angustia me invadía cuando nos decíamos palabras de algo parecido al amor sin ver cómo lo hacíamos. El anhelo que se apoderaba de mí cuando no se conectaba y la impotencia que me mataba cuando recordaba que la distancia nos separaba. Yo pensaba que era cosa del destino, que nos habíamos conocido en la ancha red por alguna razón.
Y entonces, dos años después de ese primer hola enviado íbamos a encontrarnos. Los dos lo ansiábamos casi tanto como lo temíamos.
Ahí estaba yo, en medio de la estación de trenes de Barcelona, mis maletas como guardaespaldas y mi amuleto de la suerte en el bolsillo, buscándole con la mirada... Esperando que estuviera allí, buscándome del mismo modo desesperado que lo hacía yo. Casi no tuve que esperar, vi una figura familiar sentada en una de las salas de espera, tranquilo, leyendo, tal y como él era. Le reconocí gracias a las fotos que me había mandado aunque mi corazón también le reconocía, demostrándolo al dejar de latir durante una breve fracción de segundo para después reanudar su ritmo desenfrenado. Pareció notar mis latidos, porque levantó los ojos  del libro en mi dirección. Cuando su mirada se encontró con la mía algo encajó con un clic dentro de mí. Sus ojos verdes me miraron con curiosidad al no reconocerme, con duda al empezar a hacerlo, con esperanza y por último con certeza y euforia.
Debía irme de allí.
No podía encontrarme con él. Yo era demasiado cobarde, no quería enfrentarme al futuro de nuestra relación si el encuentro se producía. Mejor dejar las cosas congeladas en el tiempo. Al verle lo supe. Me di media vuelta y me perdí entre la multitud mientras se levantaba para ir a buscarme. Nunca le daría explicaciones, aunque tampoco me las pidió jamás. Cogí el siguiente tren con destino a Madrid.

Que nadie le busque doble o triple significado al relato, es ficción, que yo me sé de uno que se da por aludido xDD

7 comentarios :

  1. hermosisimo!!!!!!! Me encanto :D Escribes divinamente!

    ResponderEliminar
  2. Hermanita (me encanta decir ésto). ¡Enhorabuena! Preciosa forma de escribir, de meternos a todos en la historia para luego dejar ese final tan terriblemente triste!!!!!!!!!
    Te quiero y te odio. No vuelvas a hacer un final así jamás hdp!!!
    ¿Si tuvieras un amor cibernético tan arraigado como la de estos dos chicos realmente te irías? Yo no.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena de nuevo Liki :)

    Me encantó tu relato, no sólo escribes bien sino que encima la historia me gustó muchísimo, me sorprendió :D

    PD: En realidad, ganásteis tú y un chico ;P

    ResponderEliminar
  4. Mancantao *___*

    Cómo molas, Liki ^^

    ResponderEliminar
  5. Hola!!
    Muy bueno el relato

    Por cierto, hay un concurso en mi blog, http://vocesdeloslibros.blogspot.com

    Saludos!!

    ResponderEliminar

¡Comentarios, comentarios! ( ≧3≦)ノシ